Un Verdadero Hito para el Eneagrama en Latinoamerica


Fue a mediados del 2011, al inicio de la conferencia global que realiza anualmente la IEA en USA, cuando sin pensarlo mucho nos ofrecimos como IEA Chile, a realizar el primer congreso latinoamericano en Santiago, el cual realizamos a finales de octubre del 2012.
Nuestro desafío iba más allá de congregar a la comunidad de entusiastas y estudiosos a nivel local y regional del Eneagrama, también deseábamos poder ofrecer una experiencia única, donde confluyeran representantes de las distintas escuelas tradicionales del Eneagrama, así como nuevos enfoques y aplicaciones de la herramienta con propuestas vanguardistas. Deseábamos honrar el pasado, sin perder la perspectiva de lo actual y novedoso que le está dando forma al futuro. Y por sobre lo anterior, nos enfocamos en conseguir nuestro logro dentro de un marco de respeto y valoración de las diferencias, construyendo un espacio amable, amoroso y de mucha humanidad que nos permitiera compartir con todos el sentido más profundo que entrega el modelo del Eneagrama a las relaciones humanas.
Muy tempranamente en nuestra planificación del evento, supimos como equipo de trabajo que deseábamos que todo estuviera enmarcado dentro de un contexto especial y con un nombre poco inocente que nos recordara en cada momento nuestro propósito y legado: “La Riqueza de la Diversidad”.
Tomando la experiencia en retrospectiva, me siento más que complacida por lo logrado: haber podido consolidar un equipo de trabajo extraordinario como grupo directivo de la IEA Chile, conformado por 7 mujeres, que con completa entrega y dedicación saco adelante semejante proyecto. El apoyo de colaboradores y amigos que nos fueron acompañando en las diferentes etapas del proyecto. La vital participación de los extraordinarios conferencistas chilenos que con su profesionalismo y entrega nos llenaron de orgullo. Los conferencistas latinoamericanos, quienes llegaron hasta nosotros movidos por su generosidad y apoyo entre “hermanos”. Los extraordinarios conferencistas internacionales, que con su presencia y calidad llenaron de lujo nuestro evento. El apoyo extraordinario de la escuela de psicología de Universidad San Sebastián, que nos permitió contar con una logística “perfecta”. La excelente acogida por parte de un numeroso grupo de participantes locales y de nuestros países vecinos, que disfrutaron plenamente de todas las instancias y experiencias entregadas con tanto cariño y alegría por los expositores, lo cual hizo que todo cobrara un verdadero sentido. Y para redondear la experiencia, todas las relaciones se dieron en un singular espacio de disfrute, alegría, diversidad, amistad.
En lo personal, me maravilla pensar que logramos experimentar lo que realmente significa “la riqueza de la diversidad”, abrir  nuestras mentes a otras miradas, nutrirnos con las experiencias y conocimientos de otros, valorar lo diferente y ampliar nuestras posibilidades de acción. Siento que fue una premisa que quedo grabada como regalo para todos los que participamos del evento.
Para resumir, más que nada me siento agradecida de haber sido parte de este especial momento para la IEA Chile, de haber conocido y trabajado con tantas personas extraordinarias. Me siento honrada de ser parte del equipo de trabajo de la IEA Chile y logro ver un prometedor futuro para nuestra asociación y el aporte que el Eneagrama entrega a la comunidad.

Erika Sieber