ENEAGRAMA



El Eneagrama es un modelo que representa nueve tipos básicos de personalidad.  Cada uno de estos tipos describe una cosmovisión, incluyendo la particular mirada que cada uno tiene respecto de sí mismo, de los demás, de las relaciones interpersonales y del mundo en general. Nos enseña la comprensión del mundo interior como fundamento causal de la conducta.  El Eneagrama nos ayuda a conocer y comprender nuestros rasgos más arraigados, nuestra relación con los demás y en definitiva, nuestra visión de mundo y la motivación que está a la base de nuestras conductas. Estos rasgos centrales son los que están determinando la forma en que tomamos decisiones, la forma de acercamiento que tenemos al aprendizaje, nuestro estilo comunicacional, y en general, todas nuestras áreas de desempeño.  Por lo tanto, la raíz de nuestro comportamiento se encontrará reflejada en toda su dimensión en nuestras manifestaciones “eneatípicas” (de nuestra estructura de personalidad).





Este poderoso y fascinante mundo de las estructuras de personalidad puede aplicarse de muchas formas y en distintos contextos: dentro de una organización, en el contexto de la terapia, en relación al desarrollo personal, la búsqueda espiritual, etc. . Al tratarse de un modelo que describe al hombre, el Eneagrama puede verse aplicado en cualquier contexto en que comprender la conducta y motivaciones del hombre sea relevante.

Una pregunta que surge muchas veces al intentar definir el Eneagrama es ¿desde dónde surge la estructura de personalidad?: Hoy existe un consenso bastante amplio respecto de que al hablar de personalidad, nos estamos refiriendo a una serie de rasgos psicofísicos, de origen biológico algunos y asociados a la historia de nuestras interrelaciones otros.
Algunas teorías harán más énfasis en aquellos rasgos biológicos, otras en nuestras experiencias aprendidas y otras en la síntesis u ordenamiento particular de las unas y las otras.